Saludar a la gente era algo difícil para el protagonista de esta pequeña historia. El se escondía detrás de su mamá y su papá cuando lo vencía la timidez. Entonces, un encuentro muy gracioso con alguien lo ayuda a darse cuenta de que saludar a la gente no es tan difícil después de todo.
Para más cuentos que enseñan valores a los niños, visítenos en línea en www.iCharacter.org

More by Agnes de Bezenac & Salem de Bezenac