Cuando la protagonista de nuestra historia está triste o malhumorada, se parece a una “flor marchita”. Pero luego se da cuenta de que prefiere verse como una “flor viva” y decide sonreír.
Para más cuentos que enseñan valores a los niños, visítenos en línea en www.iCharacter.org

More by Agnes de Bezenac & Salem de Bezenac